Blog de Suiza Vacaciones
Vie, 26/01/2024 - 11:47
vadmin

Qué ver en St. Moritz. Los 10 imprescindibles

Índice de contenidos
    st. moritz

    De entre todas las zonas de interés de Suiza (que son muchas), Sankt Moritz es una de la que nunca hemos hablado en profundidad. Viendo todo lo que puede ofrecer el pueblo y su región de alrededor, en este silencio nuestro debemos ponerle fin, así que hoy hablaremos de qué ver en St. Moritz, sus 10 lugares imprescindibles.

    Este pueblo debe su fama a los deportes de invierno. Gracias a su situación, es un lugar perfecto para descansar después de una buena esquiada por los Alpes. Es por eso que allí mismo se celebraron los Juegos Olímpicos de invierno de 1928 y 1948. Acompañado de su fabuloso lago, St. Moritz no solo destaca por las opciones para los esquiadores, sino también por todo lo que puede hacerse durante todo el verano. Así pues, en esta lista os hablaremos de los mejores sitios tanto para invierno como para verano. En sus inmediaciones hay hasta 25 lagos de agua cristalina, montañas de más de 3.000 m de altura, glaciares, bosques… Tienes la naturaleza más pura junto a las manos y esta lista lo demuestra.

    Tampoco podemos olvidarnos de su lengua autóctona, el Romanche. Uno de los 4 idiomas oficiales de Suiza, que se calcula que tiene unos 40.000 hablantes nativos. Aparte, Engadin también ha sido sitio de retiro de grandes artistas y personajes históricos, como Friedrich Nietzsche y Giovanni Segantini, por ejemplo.

    10 lugares para ver en St. Moritz

    Glacier Express

    Esta línea de tren es un icono Suiza que conecta St. Moritz con Zermatt, dos destinos en regiones bien alejadas que han sido hermanadas por este trayecto. Con un viaje de aproximadamente 7 horas, el Glaciar Express te hace ver un paisaje montañoso de una magnitud y belleza excepcionales. Durante su recorrido se pasa por 91 túneles, 291 puentes y se cruza el paso de Oberalp, a 2.033 metros de altura. Encima, con todas las prestaciones que ofrece el tren (restaurante, servicio de camareros, enchufes para móviles, vagones espaciosos, ventanas panorámicas…), el viaje promete ser de una confortabilidad inmejorable.

    glacier express

    Nosotros tenemos un viaje excelente para disfrutarlo en todo su esplendor, de Zermatt a St. Moritz:

    De Zermatt a St. Moritz con el Glacier Express

    Lago de St. Moritz

    La vista de este lago te acompaña en toda tu estancia en St. Moritz. Le añade al paisaje un punto romántico muy acertado. Pero más allá de los beneficios estéticos que pueda añadir al paisaje, el lago proporciona una serie de actividades y curiosidades muy interesantes que merece la pena recalcar.

    Durante los inviernos se hiela completamente y una de las actividades más famosas que se realizan son las carreras de caballos. También se practica un deporte único: el skijoring. Se trata de patinar empujado por un caballo, un perro u otro animal. Sin embargo, en un día tranquilo se puede pasear y patinar perfectamente sin necesidad de tener que domar un caballo o cualquier animal.

    lago sankt moritz

    En verano, simplemente caminar alrededor del lago puede llenarte de felicidad, pero no hay que limitarse a ello; alquilar una barca y remar por el lago es una de las formas más relajantes de hacer algo de ejercicio, contemplando la belleza del entorno.

    Museo d’Engadin

    La mejor forma de conocer la historia y las tradiciones de la región de Engadin es visitando su museo. En esta casa de época restaurada y transformada en un museo, puedes descubrir qué es lo que hace que la valle de Engadina sea ​​tan peculiar. Ayudándose con documentos, muebles, herramientas, cocinas y habitaciones enteras, se vive una experiencia que te lleva a otras épocas pasadas. Algunas de las piezas expuestas tienen más de 500 años y su guía electrónica está disponible en más de 7 idiomas.

    engadin museum

    Silvaplana

    Silvaplana es el pueblo que queda inmediatamente en el sur de Saint-Moritz. Su región presenta tantos atractivos como St. Moritz, y cuenta con un lago aún mayor.

    De esta manera, tanto en invierno como en verano puede disfrutar de muchas y variadas actividades.

    Esquiar en los 123 km de pistas del monte Corvatsch, patinar en el lago helado o probar el snowkite, la versión invernal del kitesurf.

    lago silvaplana

    Las actividades acuáticas son la mejor opción en verano, sobre todo las relacionadas con la vela. En todo el valle de Engadin es famoso el viento del Maloja: este viento tan peculiar se forma cuando las corrientes de aire del valle de Bregaglia pasan por el cuello de Maloja. Este viento suele soplar entre 37 y 55 km/h de velocidad, con una puntualidad admirable. A mediodía es cuando empieza a soplar, bajando el valle, y puede mantenerse toda la tarde. Durante la noche, por unos fenómenos meteorológicos largos de contar, el viento sube el valle, en dirección contraria a lo que lo ha hecho durante el día.

    Este fenómeno explica el porqué de tantos deportes centrados en el viento: navegación en vela, windsurf, surf de vela… Si va a Silvaplana, no puede irse sin haber intentado dominar una vela hinchada por el viento.

    Sils Maria y el valle de Fex

    Sils Maria es el siguiente pueblo después de Silvaplana. Se encuentra entre el lago de Silvaplana y el de Sils. La estación de esquí alpino de Corvatsch toca tanto con Sils como con Silvaplana. Se trata de un pueblecito mayoritariamente dado al turismo, pero que tiene unas raíces profundas y una historia muy interesante. De todo esto se podrá hacer una mejor idea en el museo de Sils. El otro museo del pueblo es la casa de Friedrich Nietzsche, que merece un apartado independiente.

    sils maria y fex

    Sils también es la puerta de entrada al valle de Fex, una de las más bonitas de toda la región de Engadin. El río Fedacla es el que sigue el valle, que nace en las laderas del Piz Fora y el Pizzo delle Tre Mogge. El paisaje es especialmente bonito porque solo encontrará elementos naturales o construcciones de épocas pasadas. Es un espacio protegido y no se pueden realizar nuevas construcciones: ni pistas de esquí ni puertos de montaña ni remontes. Pura naturaleza. Quienes busquen un aislamiento absoluto, un lugar donde encontrarse en paz, harían bien en visitar este fabuloso valle.

    Museo Segantini

    Volvemos a St. Moritz, y esta vez es para informar sobre la existencia del Museo Segantini, en las afueras del pueblo. Dentro de un mausoleo que combina la arquitectura típica del valle de Engadin con elementos más atrevidos, hecha de piedra vista, con ventanas redondeadas y una cúpula muy atrayente, se erige este museo dedicado a la obra del artista italiano Giovanni Segantini (1858-1899). Segantini formó parte de los movimientos del puntillismo y el simbolismo, y sus obras tuvieron muy buen reconocimiento durante su vida. La principal temática que las unifica son los paisajes alpinos. De hecho, viendo cómo y dónde vivió, podríamos decir que dedicó su obra y vida a las grandes montañas que siempre le rodearon y fascinaron. Se mudó a Suiza con 28 años y siguió dedicándose a la pintura hasta los 41, cuando murió inesperadamente por un ataque de peritonitis a la cima del Schafberg. El mausoleo dedicado a él es la prueba de lo amado que estaba en la zona.

    museo segantini

    Las obras que se exponen giran en torno al tríptico alpino“Vida-Naturaleza-Muerte”, que han sido las pinturas más influyentes de Segantini. Se adentrará en un mundo de paisajes evocadores, entre el impresionismo y el realismo, que te transportan a otro mundo.

    La torre inclinada

    La torre de Pisa no es la única construcción que se realizó sin niveladores en Europa. La torre inclinada de St. Moritz siempre ha estado torcida desde que se la recuerda. Era la torre de la antigua iglesia de St. Moritz, que fue construida en el s. XIII. Ahora ya solo queda la torre, ya que la iglesia fue completamente derribada en 1890. Con 33 metros de altura, todavía tiene más grados de inclinación que la propia torre de Pisa, y es una gran atracción turística para hacerse fotografías ingeniosas y divertidas.

    torre inclinada 1

    Via Serlas

    Cualquier persona hoy en día también necesita cumplir sus deseos consumistas de vez en cuando. Cuando se visita St. Moritz y sus alrededores, el lugar que permite calmar la pulsión de comprar un nuevo pantalón o cotillear entre las nuevas propuestas de camisas de factura suiza es Via Serlas. Y no solo verá ropa, también joyas, relojes suizos, etc. No es para todos los bolsillos, sin embargo. Se trata de un pequeño centro comercial de lujo, por lo que los precios, como buen centro comercial suizo, son caros. La esquina positiva de todo esto es que nadie te obliga a comprar nada y puedes mirar tanto como quieras.

    via serlas

    Casa museo de Friedrich Nietzsche

    Como hemos dicho más arriba, en Sils Maria está la Casa Museo de Friedrich Nietzsche, uno de los filósofos más influyentes en el pensamiento del s. XX. Nietzsche alquiló una habitación en esta misma casa durante los veranos de 1881 y de 1883 a 1888. Para la sífilis que arrastraba desde hacía tiempo y que le provocaba fuertes migrañas y náuseas, el filósofo llevaba una vida con una rutina muy estricta, que ordenaba sus horas de trabajo y comidas, y que incluía entre 5 y 7 horas de ejercicio físico todos los días. Pero no suponía ningún sufrimiento para él, más bien lo contrario: "Aquí (...) me siento mejor que en cualquier otra parte del planeta", dijo en una de sus cartas. Recorría todos los días los senderos de las montañas de la zona y es muy probable que vaya donde vaya, Nietzsche haya pasado.

    friedrich nietzsche haus

    La casa museo de Nietzsche cuenta con exposiciones temporales de artistas cuya obra ha sido influenciada por el propio filósofo y, además, su exposición permanente contiene manuscritos originales, cartas y fotografías de la época. A través de todos estos elementos, y con una curación muy detallada, se nos explica la vida y la obra de Nietzsche, y cómo la primera afectó en la segunda. Un museo indispensable, sobre todo por los interesados ​​en historia y filosofía.

    Piz Nair

    En la esquina oeste de St. Moritz se eleva el Piz Nair (3056 m), una montaña que puede visitarse sin realizar la ruta caminando. Un funicular en medio de St. Moritz, el Chantarella-Corviglia, te transporta hasta Corviglia. Desde allí, basta con tomar el teleférico hasta la cima del Piz Nair, donde hay construida una estación alpina con un restaurante panorámico perfecto para disfrutar de las vistas que se ofrecen del valle de Engadin. Quien más quien menos, todo el mundo puede disfrutar de la experiencia del Piz Nair, ahora bien, le recomendamos ir bien calzados, para que hacer una visita al lago Lej Suvretta es un indispensable una vez arriba de todo. Para llegar, se atraviesa el paso de Suvretta, rodeado de cimas de fantasía.

    piz nair

    Y hasta aquí nuestras 10 recomendaciones de indispensables a la hora de visitar St. Moritz y sus alrededores. Si te queda alguna duda o te han entrado ganas de viajar, contacta con nosotros o visita nuestra página web:

    Viaja a St. Moritz

    By vadmin
    Añadir nuevo comentario
    El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
    Inicio