Blog de Suiza Vacaciones
Jue, 27/06/2019 - 09:25
Rebeca

La región helvética de Gruyère Pays-d'Énhaut

Índice de contenidos
    Ruta de BTT por Gruyère Pays d'Énhaut

    El parque natural Gruyère Pays-d’Énhaut es una de las zonas naturales más espectaculares de Suiza. Su extraordinario entorno es el paisaje alpino por excelencia, el de postal. Lo bañan las orillas del lago Leman, del Greyerzerland y del Saanenland, en los cantones de Friburgo y Vaud. Como se puede vaticinar, en las granjas agrícolas de sus valles y laderas se fabrica uno de los quesos más famosos del mundo, sino el que más: el queso Gruyère. Recorrer este parque en bici de montaña exige una buena condición física, aunque ya veis que los avituallamientos no serán un problema y os aseguramos que el esfuerzo valdrá mucho la pena.

    El paraíso del queso se llama Gruyère Pays-d’Énhaut

    El parque natural Gruyère Pays-d’Énhaut ilustra la simbiosis entre la naturaleza y el hombre. En sus bosques, verdes prados, paredes rocosas y lagos que otrora fueron glaciares, se reflejan siglos de una respetuosa actividad humana, esa que ha sabido convivir con y vivir de una naturaleza pura y rica. Una actividad agrícola tan intensa como discreta sigue siendo aún hoy el eje principal de la economía en este rincón del país helvético, y, por encima de todo, destacan sus quesos, todavía creados en granjas tradicionales, antes de partir rumbo a los comercios más selectos de todo el mundo. Gruyère Pays-d’Énhaut es la cuna no sólo de su queso homónimo, también de otros menos conocidos, pero igual de deliciosos, como los son el Etivaz y el Vacherin Fribourgeois. La actividad quesera en la región es antiquísima, y claro está que no pasa de moda. Siglos atrás, a los comerciantes se los conocía como “Barones del queso”, para que os hagáis una idea de la importancia de su labor. Aunque hoy ya no sea así, las fiestas populares y costumbres de la región aún se hacen eco de la época en la que dar a conocer sus quesos en todo el mundo era una labor titánica y el mayor orgullo de la región.

    Si no os gusta el queso, ¡siempre os quedará todo lo demás!

    Si formáis parte de ese raro 0,01% de la población a la que no le gusta el queso no os preocupéis: el parque natural Gruyère Pays-d’Énhaut sigue siendo el destino perfecto para disfrutar de la Suiza más auténtica y encantadora (además, ¡siempre os quedará el chocolate!). Y es que esta región también es famosa por sus valiosísimas zonas naturales protegidas, como lo son el valle de l’Etivaz y el de Pierreuse, que conforman el núcleo del parque natural y que, aunque aún no lo sepáis, si sois unos auténticos amantes de la naturaleza, seguro serán vuestro destino favorito. ¡Y estoy segura de ello! No os voy a contar el porqué de mi certeza, primero, porque es difícil utilizar palabras que describan la belleza de estos valles sin trivializarla; segundo, ¡porque nada como descubrirlo con vuestros propios ojos!

    De nuevo en estos valles, emociona como la mano del hombre ha sabido ser agraciada y respetuosa con el medio: los establos alpinos cubiertos de ripia, los tejados de pronunciada caída, los puentes de madera y piedra sobre el Saane y el Hongrin… Todo ello hará que querráis pedalearlos de por vida. Esto último, lo de quedaros a vivir, no está en nuestra mano, en la de Biciland, pero sí que lo está el haceros descubrir cada bello y secreto rincón de esta región que enamora.

    Los lagos de Gruyère Pays-d’Énhaut

    Como ya he comentado, son tres los lagos que bañan la región de Gruyère. Tienen algo de particular que contrasta con el resto de paisaje alpino del que os he hablado hasta ahora, y no, no me refiero su azul, cerúleo y cristalino, típico de las aguas que se acercan al cielo. Lo que ocurre es que, allí, la actividad se vuelve mucho más animosa: propuestas de deportes al aire libre, actividades de ocio, visitas a museos y castillos… Las posibilidades se arrepliegan a las orillas de estos majestuosos enclaves de agua, especialmente en el lago Leman. Siempre interesantes y pensadas para todos los gustos, cuidan a la vez de no perjudicar a la armonía general de la región, alegre y serena.

    Hecho un breve compendio de las maravillas que os encontraréis en Gruyère Pays-d’Énhaut, os dejo con vuestra parte: la de elegir cuándo visitarlo y encargaros de alcanzar una buena forma física para entonces (no os preocupéis, el queso y los chocolates os harán volver pronto a vuestro estado natural). Ah, y de preparar la maleta, porque, de transportarla entre etapa y etapa, ¡nos encargamos nosotros! 

    Nos vemos por el mundo y nos leemos en el blog.

    By Rebeca
    Añadir nuevo comentario
    Inicio